domingo, 6 de mayo de 2012

Los Beneficios de ser Mujer...

¡Hello! ¡Hello! ¡Hello! Espero que todos anden super bien, esta vez vengo a dejarles un reto que nos colocaron en la universidad, se trata de escribir los beneficios de ser el sexo contrario al propio, creo que hice un trabajo bueno, estoy seguro que muchas mujeres se sentirán identificadas con lo que aquí puntualizo, espero que lo disfruten.

Mujer, palabra proveniente del latín “Mulier” que significa aguado o blandengue, solo un hombre con su ego machista bien elevado pudo haber creado algo así, pero nosotras nos hemos encargado de darle un nuevo sentido a este termino, y les hemos demostrado que ser hembra no es una tarea fácil, pero que sin embargo luego se convierte en un placer, que claro está, ninguna de nosotras exigió.

Ser la dama para la sociedad, la prostituta en la cama, una perfecta ama de casa, una gerente bien plantada, la pequeña que nunca crecerá y la madre entregada… por eso cada papel que abordamos lo hacemos porque lo amamos, al final, todos los roles nos terminan indicando que valemos una fortuna, ya que somos mil en una.
Las mujeres sin duda somos el sexo fuerte, aunque les hagamos creer que son ellos quienes llevan los pantalones. El mundo está dominado por faldas, tacones, bocas pintadas y pestañas rizadas, los hombres lo saben, ninguno puede resistirse a tales encantos.
Y si es verdad, nuestro cerebro anatómicamente es más pequeño pero en numerosos casos, mucho más funcional, por ahí dicen que el tamaño importa, pero eso tuvo que también haber sido inventado por un ser que llevara testículos entre sus piernas, porque para mi lo que realmente vale la pena, es saberlo utilizar.
Pensar demasiado no sé si es una de nuestras cualidades o hasta cierto punto, se convierte en un gran defecto, lo cierto es que eso nos hace engendrar muchas teorías y visualizar nuevos caminos, ver siempre el vaso por donde está, nunca medio vacío, ni tampoco medio lleno.
Saber amar, esa es nuestra mejor cualidad, ser detallista como un artista es solo otra característica en común y tratar de estar bellas día y noche, es nuestra manera de querernos, aunque el espejo y el vientre algunos días nos señalen para decirnos lo mal que nos vemos.
Sin embargo, ese mismo espejo y vientre que tantas veces nos critican, son los que también en centenares de ocasiones se reivindican, puesto que la mayor recompensa de haber nacido niña, es que soy yo quien ahora dará vida, y una mujer jamás encontrará mejor canción para el oído, que la voz de su crío llorando o llamando a su mami, porque siente frío.
Y es que nosotras podemos hacer todo aquello en lo que ellos resaltan, pues así se ha comprobado, son los hombres los que realmente en pocas oportunidades se igualan a este género. Yo intuyo que si fuera un caballero y me preguntaran que es lo mejor de ser uno, sin pensarlo diría, que es estar rodeado de mujeres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario